El segundo día de MiMUN arranca en el comité de ONU Mujeres con uno de los temas tratado en el día anterior: el matrimonio precoz. Se han seguido debatiendo los diferentes argumentos y puntos de vista de las delegaciones de los países orientales y occidentales.

Por un lado, delegaciones como la de Reino Unido, o la de Japón, mantienen que el matrimonio precoz puede tener graves consecuencias en la vida de la niña que se casa, ya sean por haber contraído alguna enfermedad de transmisión sexual o por haber tenido que abandonar su educación debido a un embarazo o a las imposiciones del hombre con el que se case. Para contra-argumentar estas afirmaciones, la delegación de Arabia Saudí ha defendido que se ha de respetar la tradición, la religión y las decisiones de la familia y la delegación de los Emiratos Árabes Unidos ha afirmado que la unión entre un hombre y una niña menor de 18 años no es un problema, es cultura, elección y libertad.

Algo por lo que han estado trabajando las diferentes delegaciones de esté comité ha sido el establecer una edad mínima para las mujeres para poder casarse. Se ha hablado desde los 10 años como edad mínima hasta los 18. No obstante, no ha sido posible llegar a un acuerdo común entre todas las delegaciones, debido a los diferentes y variados puntos de vista entre el bloque oriental y el occidental.

Sin embargo, se han discutido medidas reales para prevenir las consecuencias del matrimonio precoz. Se ha propuesto la creación de organizaciones que protejan a las niñas contra las violaciones, así como facilitar ayudas psico-sanitarias anuales o hacer un seguimiento exhaustivo de que los enlaces son consentidos por parte de los padres, la niña y un juez.

 

Marta González Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*