Ayer tuvo lugar la segunda sesión del Consejo de seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, donde se pusieron sobre la mesa temas como la ciberseguridad y la protección de las infraestructuras críticas y vitales.

En el Consejo la tensión era palpable. Todo el mundo temía que de un momento a otro fuese a ocurrir algo que pusiera patas arriba su agenda.

Al mediodía llegó la primera noticia. Israel iba a hablar con Palestina para llegar a un acuerdo y dejar atrás viejas afrentas. Sin embargo, no todo fueron buenas noticias.

Miembros de todas las delegaciones conocieron que Hamás había atacado, presuntamente, contra un ressort en Israel, y que la cifra de muertos –de 46 nacionalidades- ascendía a 515. Los heridos ya se contaban por miles.

Todas las naciones condenaron lo sucedido e Israel propuso invadir Palestina “hasta la estabilización de la zona”. Sin embargo, varios estados –en un documento leído por Estados Unidos y apoyado por diferentes estados- hablaron de que era necesario mandar un contingente de paz –en este caso, podría ser de Israel-, pero que se debería enviar observadores internacionales.

Asimismo, como se explicaba en dicho documento, si Israel atacaba al pueblo palestino o llevaba a cabo algunas de las acciones establecidas en el documento de trabajo, el acuerdo perdería la vigencia.

Aún no se ha aprobado dicho documento, pero se espera que sea debatido y se de una resolución en el día de hoy.

Sara Cabrera – Sección de prensa

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*