En la segunda sesión del comité de ONU Mujeres, en un primer lugar, se ha continuado con el tema de la sesión previa: la ablación genital femenina. Se han sacado conclusiones que definen el problema en la sociedad que lo acoge.

La delegación de Arabia Saudí sostiene que esta práctica jamás será justificada, pero que se ha de tener en cuenta el principio de no intervención a la hora de crear organismos para regular esta praxis. Por otro lado, la delegación de los Emiratos Árabes Unidos afirma que la ley suple, pero no resuelve, por lo que no sería útil la prohibición de la ablación, como apoyan otras delegaciones occidentales. Junto con las delegaciones de Egipto o Reino Unido, la delegación de los Emiratos Árabes Unidos cree más útiles las medidas como la educación y concienciación de la población sobre este tema, ya que el problema radica en la misma sociedad.

Durante el transcurso de la sesión, el delegado de Estados Unidos tuvo que ausentarse, y es en ese momento donde la hija del presidente Donald Trump, Ivanka Trump, ha intervenido en representación de la delegación de Estados Unidos de manera contundente. En su intervención, Ivanka, ha recalcado que la ablación genital es violencia y es una práctica retrógrada que se tiene que prohibir y ha propuesto que los países se han de centrar en la educación y concienciación de sus respectivas poblaciones.

Por otro lado, se ha tratado el tema del matrimonio precoz. Tanto la delegación de la Federación Rusa como la delegación de Reino Unido han establecido que la edad mínima para que una mujer pueda contraer matrimonio sea 18 años. Sin embargo, la delegación de Arabia Saudí ha objetado que una mujer está lista para casarse en el momento que empieza a tener deseo sexual.

Asimismo, durante la sesión, delegaciones como la de Irán o Arabia Saudí, han sido acusadas de obligar a mujeres y niñas a casarse con hombres de una edad bastante superior a la suya. Para desmentir estas acusaciones, la delegación de los Emiratos Árabes Unidos ha afirmado que las niñas no son obligadas y no sufren, es más, para ellas es un momento de gozo y por consiguiente no se han de perseguir las decisiones que se toman dentro de una familia y no hay razón para coaccionar o prohibir sus formas de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*